27.8.09

RUN COLO RUN

Apuro el paso pero lo pierdo. Arranca raudo el 19 con destino a provincia, pero yo estoy levantando la mano una cuadra antes. O sea, el infeliz me miró por el espejito y arrancó igual. y la verdad ir hasta el consultorio corriendo, cuando lo que intento es rehabilitar mi ahora titánica rodilla, todavía me da un poco de cosa. Los imanes y los sensores de las puertas de los supermercados también: tengo la paranoia de que cada vez que paso con los tornillos de titanio va a sonar en cualquier momento, pero sólo suena cuando el infeliz del vendedor se olvida de sacarle el código al producto.
El kinesiologo me habia dicho la semana anterior que hoy después de hacer todos los ejercicios, tenía que agregarle 5 minutitos en la cinta. Yo había estado buscando videitos en youtube para ver como hace la gente que corre en cinta, vi muchos accidentes, gordas que se traban, musulmanes que se enriedan con sus trapos, pero de colorados en short no hay nada, che. Y cuando estuve frente a la cinta se me pasaron mil imágenes por la cabeza. bueno en verdad eran 2. 2 caídas. 2 caídas de tres veces que me había subido a una cinta. 2 caidas de tres veces que me había subido a una cinta contra mi voluntad. Porque yo sabía que me iba a caer. Y el inútil inflamado del gimnasio también. Por eso me insistió para que me ... caiga. Le dije que me iba a caer, le resumí mi historial (para los que dicen que no hablo nunca y cuando hablo no paro, fui breve por cuarta o quinta vez en mi vida) y ... se rió. Se rió como se ríen los inflamados del gimnasio que te dicen no vas a caer, y te caés. Claro ellos estan tienen tanta porqueria encima que no se caen ni aunque salten de las torres gemelas. no sabés cuando están de frente y cuando de costado. Sin cuello todo parece más fácil. Hasta que le ponés enfrente una regla de tres, y ahi nomás implosionan.
Terminé los ejercicios y me quedé mirando la máquina trituracolorados un rato. Un rato largo. Volvió el licenciado y me dijo cómo prenderla, de donde agarrarme, los controles (a mí que nunca me acuerdo con que botón mandas el centro en el winning eleven). Yo le respondí "atrás de la cinta hay un ventanal, que da a un balcón con baranda baja, y atrás de eso, 5 pisos más abajo está la avenida Maipú, y JULIO EL CONTADOR SENSIBLE DE ARNET QUE ESTÁ HACIENDO NÚMEROS PARA VER COMO HACÉS PARA ZAFAR DE LA DEMANDA DE MALA PRAXIS QUE TE VA A CAER SI YO ME CAIGO." Y después de decirme que no me iba a pasar nada, se fue a otra habitación (a comprar pasajes de avión para Sri Lanka con tal de no ir en cana, imagino).
Me subí a la cinta agarrado como botinera a jugador de selección y empecé a caminar en velocidad 3. izquierda derecha izquierda derecha izquierda derecha me cai-go! izquierda dere-izquierda derecha derecha? derecha o izquierda?! Para los que nunca me vieron correr, tengo dos piernas y un problema de equilibrio en una. En la otra sólo carezco de coordinación y ahora el combo incluye 2 tornillos de titanio. izquierda derecha izquierda derecha izquierda derecha me aburroooooooooo.
Subo a 3 punto uno, 3 punto 2 y le doy masita, hasta el 4 punto 5 no paro. 4 punto 5 parece una buena medida: un sueldo de gerente, un aprobado en la facultad. izquierda derecha izquierda derecha ya fue yo me suelto ...
Para sorpresa de la humanidad toda, no me caí. Mis piernas se seguían moviendo solas, solitas todas ellas. Entoncés pensé que mi vieja me había colado una pepa en el nesquick. Yegua mi vieja, yeguas mis piernas! se movían solas, impulsadas quizás por el instinto de supervivencia. Y la cinta iban en 4 punto 5, y yo no me caía. Andaba suelto como el último albúm de Cordera, luchando contra los estereotipos del típico pelotudo que no se cae hasta que no está seguro de que va a sobrevivir. Y me agrandé. Era hulk versión rojo. Me agrandé y mi ego no entraba en la cinta. Me agrandé y quise subir la velocidad. Me agrandé y busqué el 4 punto 6. Y me pegó una patada. La maquina de mierda me pegó una patada. La vida me pegó una patada. Y me calenté. Apreté de nuevo. Otra patada. Otra vez, otra patada. 3 veces, tres patadas. Todos juntos: "QUE PELOTUDO!". Entoncés me achiqué y me tuve que conformar con correr como Zoolander durante los 3 minutos que me quedaban de cinta.
Pasaron los 3 minutos pero la cinta se seguía moviendo. y si tocaba el botón, me iba a dar otra patada. Y yo soy de los que prefieren dar patadas, no recibirlas. Las doy y pido perdón, como corresponde. Ahora, cualquier engendro mutante más o menos pensante que se haya subido alguna vez a una cinta sabría que hacer en caso de querer dejar de correr. Pero estas máquinas viles y traicioneras fueron diseñadas para correr, no para dejar de correr. Ponete en mi lugar: yo me había subido 3 veces y me había caído 2. Entonces tenía 3 alternativas:
a) cerrar los ojos y encomendar mi futuro motriz a Julio el contador sensible.
b) seguir corriendo esperando que - a pesar del INDEC- los cortes de luz apaguen la máquina.
c) saltar como Thelma y Louise.
QUE HARÍAS VOS EN MI LUGAR?! RESPONDÉ RÁPIDO QUE ME ESTOY QUEDANDO SIN PIERNAS !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


escrito desde la greyberry del colorado.

3 comentarios:

Guadex dijo...

jajajaja yo salto como Thelma y Louise!!!! jajajaja

La Furia de la Negra dijo...

jajajajaaj, me duelen las mejillas de tanto reirme, hice cinta y me caga a patadas cada vez que subo, tiene que ver con la estatica. Yo te digo de esperar, con el calor que hizo en estos dias, la gente tiene el aire acondicionado al palo, asi que en cualquier momento se viene un apagon por que Cristina no pago la luz. Besos

Yuxtacomunicada dijo...

El que no da el salto... nunca sabe lo que es levantarse del suelo!
Caete, luego levantate y anda